Gonzalo Sánchez
Martes 30 de abril de 2013

La investigación ha caído en un caos

08:52 am  - Redacción 

"El problema no es de los técnicos, sino que los que rectoran no entienden”, dijo el criminólogo de la Policía de Investigación entre 1995 y 2006.

Gonzalo Sánchez lamentó la situación en que ha caído la Policía de Investigación.
Gonzalo Sánchez lamentó la situación en que ha caído la Policía de Investigación. (Redacción)
Tegucigalpa,

Honduras

Los políticos vieron que la Dirección de Investigación Criminal (DIC) era un peligro en la medida en que se iba perfilando como una policía científica y para evitar riesgos la sustrajeron del Ministerio Público y la trasladaron a la Secretaría de Seguridad, dijo Gonzalo Sánchez, uno de los más destacados criminólogos que tuvo la Policía de Investigación entre 1995 y 2006.

“Nosotros (con el entonces director Wilfredo Alvarado) pensábamos que si seguíamos este paso con esta policía con orientación científica en diez años nos íbamos a convertir en la mejor policía de Centroamérica, porque teníamos el potencial, el recurso humano capacitado”.

Sánchez recordó que se opuso al traslado porque sabía “lo que se nos venía, y quien iba a perder con esto era la sociedad, porque ahí la DIC no iba a encajar. El tiempo me dio la razón”.

Primero trataron de “taparle el ojo al macho” y dejaron a Wilfredo Alvarado rectorando la que pasó a llamarse Dirección General de Investigación Criminal (DGIC), ahora Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC).

“Una vez que el doctor sale, nombran a un oficial de la Policía Preventiva con orientación en prevención, que ni papa sabía de investigación criminal.

Entonces la institución se derrumba, porque él no entiende la mística del investigador, porque entre el policía uniformado y un investigador la diferencia es abismal”.

El preventivo nombrado como director de la Policía de Investigación llevó a su gente de confianza, que no sabía de investigación científica, y la colocó en los mandos intermedios. Estos uniforman a los detectives, los jerarquizaron y los involucran en operativos, ahí “comienza el desastre”.

Aparecen los agentes de investigación mostrando sus pistolas en sus costados, en la cintura y atadas a las piernas como si fueran oficiales preventivos.

El otro problema es que las personas que rectoran la ahora DNIC, “yo sé que son hombres bien preparados, pero en el campo de la prevención, entonces ¿qué pasa?, no hay entendimiento ni coordinación con los investigadores.

 Como les impusieron un régimen disciplinario prosaico, de policías preventivos, los agentes ahora encuentran una barrera para discutir los casos.

“A mí me da risa”, expresó, le dan muerte a una persona en plena calle, por donde pasan miles de personas, de carros, de motocicletas en el día, “y los técnicos de la escena del crimen andan con unos trajes blancos, ¡por Dios!, eso es ridículo.

Esos trajes blancos son esterilizados y se usan nada más para escenas interiores, dentro de una casa, ahí libre de contaminación, pero no en la calle y a mediodía.

El problema no es de los técnicos, sino que los que rectoran no entienden”.

Según este experto, actualmente no se investiga por falta de logística, por falta de supervisión, por la mística, porque los agentes se están enfrentando con oficiales de prevención y eso no es correcto.
Corrupción

De acuerdo con Sánchez, cuando la policía de investigación estaba en el Ministerio Público había una gran supervisión de los agentes para ver no solo que estuvieran cayendo en la corrupción, sino que también se les supervisaba el desempeño. Al pasar a la Secretaría de Seguridad, aquella supervisión desaparece y la falta de control se crea un caos en la investigación.

Ante la falta de vigilancia el investigador perdió el rumbo, “porque ya no es investigador, ahora es preventivo y anda en la calle requiriendo personas, al hacer esto muchas veces se presta para muchas cosas”.

Para Sánchez, el buen funcionamiento de una institución siempre dependerá de los hombres que la rectoran. La policía de investigación puede funcionar con un psicólogo, un psiquiatra, un sociólogo, un abogado o con cualquiera de los investigadores viejos que ya tienen la formación, pero con un oficial de la Policía Preventiva será muy difícil porque no conoce la mística del investigador.

El criminólogo considera que es un error creer que a puros operativos en la calle se va a frenar la criminalidad y pidió a las autoridades del Ejecutivo, Legislativo y de la Secretaría de Seguridad que inviertan en investigación y prevención.

Ver más noticias de Al Frente